4 oct. 2011

¿CUÁL ES EL SECRETO?

¿CUÁL ES EL SECRETO?

Los animales, en especial los perros, por instinto, reconfortan personas enfermas y estimulan en el caso de niños con trastornos emocionales y/o físicos.
En California, en un centro de atención de pacientes HIV, se sumo a la terapia sus mascotas, dándoles a estas personas otra razón para luchar contra esta enfermedad.


La utilización del perro específicamente, esta fundamentada porque es alguien con quien vivir, alguien a quien poder cuidar, alguien que no cuestiona, que no condena, que únicamente ama y nos saca de la monotonía y la soledad.
En el caso de los niños autistas, movilizan al niño de tal forma que a través de la estimulación por medio del juego, el movimiento permanente, los lengüetazos, la utilización de juguetes con sonido por parte de los perros, sacan al niño del ensimismamiento y estimula la sociabilidad, y la conciencia del otro.
En niños con trastornos no tan profundos, (ej. : trastornos de aprendizaje y conducta) incentiva el concepto del otro, de grupo, dado que cada niño trabaja con un solo perro, incluyéndolo este al resto. Esto es, el perro hace incluir, por su concepto de jauría, al niño al resto del grupo.
Además contribuye al desarrollo de sus habilidades sociales y del sentido de responsabilidad. Esto se lleva a cabo por la secuencia de trabajo donde el niño desde que llega a la sesión pasa desde el juego a la responsabilidad de su mascota a cargo.
Según Sheldreke “los perros nunca mienten acerca del amor”.
Durante el tratamiento, cuanto más fuerte sea el lazo con el perro, mayores y más rápidos son los resultados positivos del mismo.
Los perros entrenados específicamente en este tipo de terapias, tienen la capacidad de saber cuando un niño o adulto necesita consuelo y se esmera en proporcionarlo.
En nuestro programa de Zooterapia, dependiente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, se atienden niños y adolescentes con diversas patologías (ej: autismo, trastornos emocionales, trastornos de locomoción, etc.) .
En el grupo contamos con 3 perros de raza Labrador Retriever,(Dreamer, Delfina y Becky) 3 Golden Retriever (Sheila, Brenda y Mora) y 1 Shetland Sheepdog (Runy).
Estos fieles amigos y “coterapeutas naturales”, trabajan de lunes a viernes con niños con diferentes patologías.

Siempre alegres y dispuestos a todo y a todos, desarrollan su día de trabajo sin presentar oposición y respondiendo siempre con afecto.
Estos perros llevan una crianza y una vida diferente, esto lo detallaremos mas adelante.
Básicamente y resumiendo, el tratamiento se basa en el juego y el afecto entre el niño y el perro. Se trata de estimular a los niños a arrojar diferentes juguetes con sonido, a los cual el perro no solo los hace sonar hasta devolverlo, estimulando el sentimiento del otro y del dar y recibir. Se lleva a cabo caminatas, donde cada niño, camine o use muletas o silla de ruedas, tomados de la correa pasean con el perro a su lado, así estimulamos motricidad.